Autogiros

Definición Europea del Autogiro

 

Según el Anexo II del Basic Regulation (EC) No 216/2008 OF THE EUROPEAN PARLIAMENT AND OF THE COUNCIL del 20 Febrero del 2008, se considera ULM o Microligero (denominación según país):

 

Categoría (f)


  • Autogiros monoplazas o biplazas con un MTOW máximo de 560kg

 

En esta última categoría se integran a los Autogiros elevando el límite a los 560kg precisamente por cuestiones de seguridad. En el  caso de que las normativas nacionales de ULM no recojan este límite de peso, genera un vacío legal entre los autogiros de entre 450kg y 560kg.

Las palas son las alas del autogiro y entran en autorrotación por efecto del viento relativo que indice sobre ellas. Es el mismo principio que utilizan los aerogeneradores de los parques eólicos, aunque en ese caso la fuerza de sustentación se transmite y se disipa en la torre de contención, ya que su función es otra, y en el caso del autogiro se transmite al fuselaje. Si el ángulo de ataque de las palas y la velocidad del viento relativo es el adecuado, se genera suficiente sustentación como para conseguir que la aeronave trepe a razón de 300 m/mn.

 

Un autogiro tiene dos tipos de superficies de control: el rotor que, además de la sustentación, genera el alabeo de la aeronave a través del movimiento lateral de la palanca del piloto, y la deriva de dirección, situada en la parte posterior del fuselaje, tras la hélice, que con el movimiento longitudinal de la palanca el piloto controla el cabeceo y con los pedales la guiñada.

 

Los virajes sirven para cambiar la dirección del vuelo y requieren la acción coordinada de los mandos. En función de la trayectoria de vuelo pueden ser: a nivel, ascendentes y descendentes, y atendiendo al ángulo de alabeo: suaves (20º), medios (30 a 40º) y fuertes (60º). Los virajes ejecutados en fase de ascenso son siempre suaves.

 

Para poder volar debe mantenerse la velocidad de rotación del rotor y la de
traslación de la aeronave con respecto a la masa de aire circundante. Por eso, el autogiro dispone de una hélice con motor independiente que lo impulsa a velocidades que pueden alcanzar, según el modelo, hasta los 190 km/h. Lo que realmente caracteriza al autogiro es que puede seguir volando sin el motor siempre que descienda para mantener la velocidad de giro del rotor gracias a la autorrotación y así mantener la sustentación que generan las palas.

Record de distancia

El teniente cononel del Ejército del Aire español, Fernando Roselló, logró el 23 de junio de 2009 el récord Guinness y de la Federación Aeronática Internacional al completar el primer vuelo directo en autogiro desde la Base Naval de Rota (España) hasta el archipiélago canario. El vuelo supuso un total de 1.311 kilómetros sin escalas a bordo de un biplaza en tándem ELA 07 Cougar R-100 con un rotor semirrígido de 8,4 metros con mando directo a la cabeza del rotor, motor Rotax 912 S de 100 HP, hélice DUC de paso fijo y depósito auxiliar con 120 litros de combustible.

Centros de formación:

Constructores españoles:

Artículos de prensa:

Documentación técnica:

Development of the autogiro: a technical perspective
Autor: J. Gordon Leishman
Development of the autogiro. A technical[...]
Documento Adobe Acrobat [1.8 MB]